Edición de libros e book

Aprovecho este espacio del blog para manifestar mi apuesta por la edición digital, mi tendencia es claramente positiva para pensar que el modelo de lectura digital es ya un estándar y con cada vez más devotos lectores que usan dispositivos. Me viene muy bien utilizar para este artículo un breve trabajo recopilatorio que me propuse hacer como ejercicio para tomar perspectiva; se trata de un inventario sobre algunos hitos importantes que han ocurrido y que están relacionados con el libro o que sin ser explicitamente del sector, le afectan. Siempre tomé como referencia la aparición de Internet, auténtico precursor de los medios digitales allá por los 80 hasta hoy y que creo supone un auténtico cambio de rumbo, especialmente con la aparición de las primeras webs o e-shop.

Ni qué decir tiene que cuando los grandes expertos de venta en la red como Amazon en el año 95 o Google en el 2000 comienzan a ofrecer libros de forma digital (los primeros para venta y los segundos para consulta), el e-book pasa de ser algo de unos pocos, a lo que habitualmente llamamos «popular», siempre con sus defensores y detractores. Pero casi todos conocemos lo que es un libro digital o hemos leído alguno con la aparición de los primeros eReaders. En mi caso, como le habrá ocurrido a la mayoría de los editores, diría que el primer e-book fue leído en un PC, ya que trabajando en una editorial desde el nacimiento en 1991 del PDF (portable document format), era habitual leer algunos originales en este tipo de archivo para valorar su viabilidad como libro. Hoy el e-pub es el estándar, pero como sabemos no deja de ser algo muy similar a la vista. Desde luego, el inicio de Apple books store y sin duda la más reciente irrupción de Libranda como defensor de la cadena de valor del libro posibilitando la compra de e-books en las librerías, hace pensar que el libro electrónico toma fuerza para ser el medio compartido con el soporte tradicional de papel, todavía mayoritario y favorito además de habitual desde hace muchos años entre los lectores.

Leí recientemente un libro, el cual recomiendo: El ABC customer experience, de Elena Alfaro, gurú del Management experiencial (ISBN 97887670886) en donde la autora dice que ahora el cliente cuando consume busca no sólo el producto en sí mismo sino la experiencia de utilizar ese producto y/o servicio. El libro digital está afectado del mismo modo. Al igual que otros sectores la edición digital se encuentra inmersa en un mercado de expectativas, los consumidores ahora son más experimentados y están bien informados precisamente gracias a Internet. Por ello, los actuales consumidores del libro no sólo esperan cubrir sus necesidades de lectura profesional o de ocio, sino que buscan superar sus expectativas con cada compra. Por ello creo que los editores debemos pensar «en digital» como modelo de edición. También los nuevos dispositivos de lectura deben mejorar, así como la cadena de distribución que debe adaptarse a todo lo que ocurra tecnológicamente. Juntos debemos hacer un esfuerzo mayor si cabe que dará por resultado lo que será el futuro del libro digital, que a buen seguro será el que las nuevas generaciones adopten como preferencial. Cabe pensar que cuando los llamados nativos de Internet sean mayoritarios en la sociedad, a mi modo de ver realizarán el cambio de modelo definitivo adoptando el medio digital como habitual y mayoritario. Pero al margen del debate, los editores y todos los que estamos alrededor del libro debemos trabajar duro como siempre, porque lo que de verdad importa es hacer buenos libros independientemente del soporte en el que se lea. También sugiero no interferir con el sistema tradicional de lectura, como es conocido son muchas las dificultades del sector del libro de toda la vida, que dicho sea de paso, a día de hoy y pese a la mala situación por el descenso de ventas, es todavía el modelo que lidera las preferencias del público lector.

This entry was posted in Edición de libros. Bookmark the permalink.

Comments are closed.